TAICHI Y MÚSICA

TAICHI Y MÚSICA

Cuando empecé, allá por el 2009 a relacionar TAICHI Y MÚSICA, me fijé en el concepto “armonía”. “TAICHI Y MÚSICA. En busca de la misma armonía”. Hablaba de armonía como algo que suena bien. Hablaba de fluidez, continuidad, ritmo.Era con la ahora Fundación Princesa de Asturias, durante los cursos de verano de su Escuela Internacional de Música.

Revisábamos los principios básicos del TAICHI, a través del pequeño TAICHI o inicio de la forma. Como un gran músico repasa su escala básica antes de un gran concierto.

Al cerrar estos talleres cortos en estos dos últimos meses, en la semana cultural del Conservatorio Profesional de Oviedo, Encuentros de Violoncello de La Escuela de Música de Mieres y el VI Congreso Nacional de Violas, el título y argumento de la práctica ha sido “Taichi: el instrumento de la mano vacía”.

encuentros viloncello 2jornadas culturales conservatorio profesional oviedo_0001

 

Haciendo referencia a la necesidad de afinar nuestro cuerpo antes de tomar un instrumento o arma ( en el caso de un arte marcial como es el TAICHI- taichichuan-). Afinar y reafinar pues siempre, cualquier instrumento con el uso se desafina. Como la propia condición humana.

 

TAICHI EN EL CONSERVATORIO

Y entre medias pues ya han pasado unos años ¡7 años!- y muchos más ya desde que empecé con Nacho Moriyón– en los que he ido ahondando en esta gratificante experiencia de poner dos mundos paralelos y ¡complementarios! en contacto.

Durante dos cursos académicos he participado en la formación para profesores- CPR- en el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón.

TAICHI es, entre otras cosas, “atención“. Y eso es algo que no deja de sorprenderme. La enorme atención que ponían en las clases tanto los alumnos como sus profesores. Se ve que la atención también es algo que se desarrolla y amplifica durante la formación musical.

Siempre he entrado con mucho respeto en estas Instituciones pues algunas de las pautas repasadas se pueden intentar comprobar en la práctica instrumental, y para nada quiero interferir o contradecir las observaciones y detalles que los profesores transmiten a sus alumnos.

Lejos de ello, todo lo contrario. Muchos profesores dicen que es hablar de lo mismo pero de otra manera, que es una información entonces muy complementaria.

Inicio las sesiones con un homenaje a los participantes y profesores. Muchos desde muy pequeños ya sabían lo que les gustaba e incluso en que querían trabajar. Mientras nosotros sus amigos no pensábamos para nada en un futuro laboral, jugábamos o de más mayores nos íbamos de una fiesta a otra, Tere, Viki, Javi, ELena, Luis, Patri, María José, Paco, Bea, Noel… y tantos, se quedaban en casa estudiando.

Lo primero es lo que yo llamo la pirámide postural, incluso me llevo mi pequeña pirámide de azul lapislazuli: Hablo de la “pirámide invertida” desde la que nos movemos e interpretamos y el intento y la fuerza de darle la vuelta flexionando las rodillas y coronando la estructura con la cabeza, asunto nada fácil

piramide postural

 

Como arte que también es el TAICHI, como la MÚSICA requieren de mucho GONG que yo resumo en “perseverancia en la práctica” que acaba dando su fruto.

Entre los músicos se habla de TECNOPATÍAS DEL MÚSICO, osea, de sus lesiones. No hay músico que no tenga su fisio, masajista u osteópata favorito, o su plan de gimnasio.

El TAICHI es, y lo comprobamos, una buena terapia en este sentido, pues disminuye o evita lesiones. Un concepto importante para mi del TAICHI , o que intento hacer mío, ya no sé de quién es, “el esfuerzo mínimo necesario”. A la hora de tocar un instrumento, ¿cuánto esfuerzo postural forzado nos sobra? A dónde nos lleva tanta propuesta técnica en manos, dedos, brazos… ¿ y el resto del cuerpo? ¿ debería un buen músico estar desparramado en su silla mientras interpreta viendo pasar sus brazos?

Es el concepto entonces de tocar como un TODO. En TAICHI la fuerza de la TIERRA, bien alineados y enraizados se acaba expresando a través de manos, dedos..

En el centro de la mano (laogong) está el “corazón que siente” en terminología china. Con esa atención al centro de la mano como centro de una rueda de siete radios… podemos sentir más nuestra interpretación. Con la cabeza sobre los hombros y así el espíritu elevado (shen). Es un sentimiento la MUSICA y la práctica del TAICHI.

El concepto de SONG, de relajar, también tiene un buen maridaje en este encuentro. EL peso relajado que llega a las manos y a los dedos facilita un sonido poderoso, quizás de difícil y esforzado trabajo de otra manera.

En TAICHI completamos nuestro maletín de herramientas básicas con la INTENCIÓN y la IMAGINACIÓN sentidas.

La INTENCIÓN nos da mayor amplitud,;la fuerza mental lleva más allá lo que en el plano físico ya se ha detenido. Es entonces el momento del trabajo energético.

Y donde no llego pues me IMAGINO. Los chinos en sus ejercicios de CHIKUNG imaginan que separan montañas. Y os garantizo que llena mucho más sus suaves movimientos. Imaginación sentida.

Así podemos en TAICHI o en la MÚSICA usar nuestros instrumentos con la idea de “abrir y estirar a la vez que relajamos”.

En esto estamos entonces. En este encuentro de mundos complementarios. TAICHI y MÚSICA.

Quiero continuar esta gratificante experiencia entre profesores y alumnos. En escuelas de música, conservatorios, orquestas, cursos de verano.

La experiencia es amena, profesional, divertida, sorprendente, incluye juegos y trabajos por parejas. Y si se extiende en el tiempo practicamos sobre los propios instrumentos

En el Conservatorio de Gijón me decían que ojalá existiera un aula permanente…

A vuestra disposición para seguir avanzando en este mágico afinar, que es el de la propia vida de uno.

¡ y que la vida te suene lo mejor posible!

VICENTE JESUS LLANEZA GARCIA

“benefíciate, benefíciales”

616796003, vicllaneza@gmail.com

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

MAESTROS DE VIDA: TAICHI EN RESIDENCIAS DE ANCIANOS

MAESTROS DE VIDA: TAICHI EN RESIDENCIAS DE ANCIANOS

Acabo de llegar y pese a que sólo voy una hora a la semana, allí está él, esperándome a la entrada. Es Don Vito, un síndrome de down para el que la vida le destinó acompañar a su madre en sus últimos tiempos en la residencia de ancianos. Seguramente Vito entienda la muerte mejor que muchos de nosotros, ¿ por falta de conciencia? No sé.

Recojo la mochila con mis “bártulos”, el equipo de música y allá voy. Me esperan Merche, que apenas me ve, Gloria con un importante retraso en lo físico y en lo mental, Don Antonio, el más grande del lugar, Felipa con su feroz parkinson…

Otros muchos me han acompañado ya, en su mayoría mujeres. Sólo Roselía se mantiene de todas en la vida aunque ahora con escaso brillo.

Acabo de entrar en el “comedorín” destino casi final para los ancianos de más alta discapacidad y lugar del que otros muchos residentes prefieren alejarse.

Con más que notable independencia y ánimo, Blanca acaba de celebrar y compartir su 103 cumpleaños. Todo el personal de la residencia recibe su botella de Rioja y hay caramelos para los más de 100 residentes.

Desde que conocí a Cándida, mucho tiempo ya pasó- la relatividad del tiempo-. EL mismo día conocí a Carmen que arrebatadoramente pretendía, entre insultos, pegarme. También fue la primera vez que con miedo e impotencia vi levantar en grúa a alguien para ser trasladado, por ejemplo, al baño.

Tras una larga hora, ese primer día, salí tembloroso y descompuesto de la sala. Yo, que iba a dar bienestar, ¡ja!

Y así se han ido sumando ya unos años, bastantes, rodeado de efímeros MAESTROS DE LA VIDA. Y no ya por el hecho de ser mayores, allá cada uno y su entendimiento.

Unos años atrás- antes de ello- conocí a LINDA CHASE, in memoriam linda chase, que nos presentaba en Lalita, en un festival de taichí, su experiencia con personas mayores y otras personas con especiales necesidades. No sabía que años después me influiría tanto. Gracias a Linda donde esté.

LINDA CHASE

 

Y ¿ qué llevo entre mis bártulos para esa ahora agradable y gratificante hora?

Mi herramienta principal de práctica del no sé si bien llamado Taichi, pero al menos sí bien adaptado a sus necesidades, digo, que mi herramienta principal son unos palos circulares segmentados de una pieza más larga, lijados y preparados con un determinado ancho…

Practicamos casi todos sentados, a la fuerza claro, y ciertos movimientos de distintos chikung, qigong y movimientos de formas de taichí los he adaptado al uso entre manos de los citados palos.

Al tener un algo – los palos- entre manos tienen mucha más posibilidad de entender el ejercicio.

Música y acción.

Movilizamos los palos en distintas direcciones e intenciones: trabajamos las articulaciones así de dedos, muñecas, codos, hombros, cuello, pecho; nos automasajeamos percutiendo amablemente sobre cada uno.

El único que no se sienta soy yo que me voy moviendo por la sala, acercándome a uno y otro para facilitar el seguimiento del ejercicio.

Muchos de los que están en la sala están a su aire, no me siguen o viven en realidades ya pasadas para ellos.

Otros, aunque tienen los palos entre manos, no me siguen, incluso chupan o muerden los mismos.

Otros más aprenden una rutina de movimiento que repiten continuamente durante la hora, sin atender a otros ejercicios. Da la sensación de que podrían estar así el resto de sus vidas.

Vidas largas y  “experienciadas”, sobre las que uno toma ejemplo y reflexiona en muchos casos.

“Que sea un momento especial y alegre para ellos”, comentaba Linda Chase. Y así procuro que sea. La botella de agua que Gloría me acerca se “convierte” en una mezcla de anís que cada vez que bebo se convierte en el elixir de un borracho, yo, que se mueve danzando por la sala, entre las risas de mis acompañantes.

Técnicamente, el trabajo, el ejercicio planteado está secuenciado y creo que es muy completo.

He ido evolucionando en el diseño de los ejercicios, incluso nos giramos en la silla y llegamos a balancearnos y desarmar la espalda.

Desde el punto de vista energético-  el movimiento en la parte alta del cuerpo- suave, continuo, limitado por las capacidades, se contagia al resto del cuerpo, piernas, pies, en muchos casos ya en desuso.

Presionamos sobre el laogong -P8-, en el centro de la palma de la mano; armonizamos así corazón.

Nos intentamos sentar estirados (aliviando la espalda y abriendo la estructura del canal central), con los pies en el suelo (mejoramos nuestra relación con la tierra). Dedos de la mano, abiertos… ( el final o inicio de muchos meridianos)-

VER VÍDEO

 

El Taichi me ha descubierto además que el ejercicio no debe enfrentarse a las limitaciones físicas de cada uno, sino acompañarlas y sentirlas, imaginándose un “ir más allá” de esa limitación. IMAGINARSE entonces es la puerta a una rehabilitación. En el trabajo con ancianos, cuanto menos, que pueda aliviar sus dolores, a veces, de altísima inconveniencia para ellos y para quienes les acompañan en las salas o dormitorios.

Investigadores han comprobado sobre cuerpos de ancianos anestesiados que podían hacer todos las manipulaciones y movimientos que animaban sobre su desconectado cuerpo. Esto me lleva a ilusionarme con el enorme potencial de rehabilitación que el Taichi y afines aporta. ¿cuestión de mente? La INTENCIÓN se convierte así en un exquisito recurso.

Cuando es verano sustituyo parte del ejercicio con palos por abanicos. Aliviamos los calores. Cuando es otoño invierno buscamos algún “truco” para la salud, catarros peligrosos, resfriados.

Incluso simulamos el gesto de caminar en la silla presionando sobre pelotas de goma; de los chinos de ahora!

Y cuando salgo de una y me voy a otra pues me encuentro más “maestros de vida”.

Gudelia devorando libros, José Luis a Marcial Lafuente Estefania y sus novelas. Incluso, estando en Gijón pues algunas siguen la lectura de Corín Tellado. Otra maestra de vida, que ha dejado legado-

A todos les han tocado tiempos de postguerra, de limitaciones en todos los sentidos. Y muchas, casi lo pongo en femenino porque son mayoría- han hecho de su lucha un arte. Y el Taichi es eso, un arte de lucha.

No es para nada el Taichi con ancianos un pasatiempos. Nadie lo entiende así. Ni la dirección de la residencia, ni los practicantes, mucho menos yo.

Intento adaptar las sabias prácticas del Taichi y exigo amorosamente durante toda la hora en la que no paramos de ejercitarnos, de tú a tú. Sin un tratar como a niños, para nada. Amor y afecto es lo que cada vez les hace más falta. Y gracias a ellos, es lo que más aprendo. Aunque hay de todo en esas vidas ya con cercana fecha de caducidad.

También las familias celebran que sus ancianos practiquen este taichí a su medida. Es muy bien recibido y cara a las residencias de ancianos, pues supone una oferta distinta. Por ello también he sido muy bien recibido y soy valorado por las mismas.

Algo muy importante es respetar los ritmos de esos pequeños mundos que son las residencias de ancianos, donde todo está muy medido y marcado por turnos.

Así muchas veces al marchar de algún lugar me cruzo con unos deliciosamente olorosos menús, previamente han llevado al baño a todos…

El respeto y admiración para muchos vocacionales empleados que también me enseñan a conjugar el verbo “humanizar” y la actitud y aptitud de “respeto”.

Mucho amor para todos los ya mucho MAESTROS DE VIDA que me he ido encontrando y para los que lo físico cada vez tenía menos importancia.

No es la edad, sino la forma de vivenciarla.

Una muy agradable mujer, Argentina, me decía en víspera, “he perdido la ilusión”. Hasta la fecha había sido muy vital. Era tan sabia que sabía que su permanencia física tocaba fin.

Muchas personas, vidas distintas, condiciones distintas.

Desde Ana, a quien le he dado uno de los palos para que practique a diario, y a conciencia, que lo hace y mucho, hasta otras personas que hacen de la queja una actitud. Quizás también desde su juventud, con todo derecho, hayan desarrollado esta poco práctica forma de entender la vida.

Regina que deaumbula angustiada por la residencia por todo el dolor de su vida, pero que también, no falta a la práctica.

O Manuela, que desde que a Rafa se lo llevó un alzheimer, yo la veo que vive más tranquila y feliz, más para ella misma. No falla nunca. Su ilusión, colgar la ropa de la percha en el armario sin que le duela el hombro. Seguimos intentándolo.

Jose Luis, que cierra sus novelas vaqueras de Marcial Lafuente Estefanía para mover. Hay que moverse…

Gudelia, que coquetea con Corín Tellado y que prefiere estar en la residencia que dar instrucciones a alguien en casa sobre como quiere que le hagan las cosas. Todo ello con un gesto amable y sonriente, elegante, escondido tras una enorme sordera.

Gracias a Linda Chase por su forma de sonreír y de enseñar, hasta hacer poesía y que, aunque sea de manera inconsciente, me enseñan a sonreír tanto o más que muchos de los ancianos que me acompañan en la práctica y que semanalmente me dan la bienvenida a sus casas.

Gracias a Enia, Isabel, Salvi, Marta, Angel y otros por apostar por el Taichi para mayores. Estoy seguro que además fortalece la oferta a posibles nuevos usuarios. Como mínimo es hasta comercialmente interesante invertir en la práctica del Taichi en las residencias de ancianos.

Me decía estos días Nacho moriyon, mi iniciador y “acompañador” principal en esto del Taichi, “escribe, cuenta algo sobre ello, no sólo de lo que hacen los demás, de lo que tú haces”. Así que aprovecho para reiniciar mi amado y abandonado, pero siempre bien recibido, como a veces pasa con los buenos amigos, BLOG.

EL Taichi es tan moldeable que se adapta a todas las necesidades y a las distintas realidades o irrealidades. Y en ese empeño investigador estoy yo. TAICHI Y NECESIDADES ESPECÍFICAS

Al terminar, procuro tener algo de tiempo para un paseo con Felipa y Vito

IMG_20151204_121803

 

o para estar no haciendo o meditando en alguno de mis rincones favoritos.

 

A su disposición,

VICENTE LLANEZA, 616796003, vicllaneza@gmail.com

vicente j llaneza

“benefíciate, benefíciales”

 

Publicado en CLASES DE CHIKUNG, CLASES DE QIGONG, clases de taichi, envejecer sano, taichi en residencias de ancianos, taichi y especiales necesidades, taichi y salud, Uncategorized | Etiquetado , , , | 1 Comentario

CLASES DE TAICHI y QIGONG EN GIJÓN POR VICENTE LLANEZA

CLASES DE TAICHI Y QIGONG EN GIJÓN POR VICENTE LLANEZA

Este es el programa abierto de clases de Taichi, taiji y Qigong, chikung que imparto o pretendo en Gijón de manera regular.

Os espero sentado:

vicente jesus llaneza, taichi gijon, taiji gijón, qigong, chikung, taijiwuxigong

vicente jesus llaneza, taichi gijon, taiji gijón, qigong, chikung, taijiwuxigong

 

Asimismo ofrezco talleres puntuales para NIÑOS – programa taichi en la jungla- ,

clases para GENTES CON NECESIDADES ESPECÍFICAS como colectivo o privadas.

Investigo e imparto el TAICHI y la MÚSICA.

Investigo e imparto el TAICHI y la EMPRESA, por el lado de ECONOMISTA que me toca.

Os recuerdo que en una oferta tan amplia y variada de actividades alternativas para la salud, el bienestar o como queráis llamarlo, en mi opinión, las más sútiles son las que más sorpresas positivas esconden. Las propuestas más físicas pues sí son más afines, quizás divertidas y entretenidas. Son estupendas pero sin sorpresas.

También en esta oferta variada y amplia los que marcan la diferencia son los profesores. La misma actividad, impartida por un profesor u otro, al menos en las actividades sutiles pues la convierte en algo vulgar o algo mágico.

Elegir bien, y no lo digo por mi que soy bien crítico conmigo mismo. Pero bueno, esto no da para más.

A vuestra disposición más directa por móvil 616796003 o mail, vicllaneza@gmail.com

Y espabilar este 2015, que sea un pleno al 15, pero hay que echar ya la quiniela

 

Danza acoge al Taichi. Clases Taichi en Gijón. DIcen que un buen practicante de Taichi

Danza acoge al Taichi. Clases Taichi en Gijón. DIcen que un buen practicante de Taichi debe ser un buen bailarín, VEREMOS

TAICHI CENTRO ARENAS GIJÓN VICENTE LLANEZA

TAIJIWUXIGONG ENTRENAMIENTO GIJÓN

Publicado en CLASES DE CHIKUNG, CLASES DE QIGONG, clases de taichi, clases de taichi en gijón, clases taichi para niños, qigong, taichi, taichi para niños, taichi y salud, taiji, taijiquan, taijiwuxigong | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

CLASES DE TAICHI PARA VAGOS Y LISTOS EN GIJON

Hoy volvía del cole con Bruno y me encuentro a Alejandro, hombre muy metido en las lides del “ayudar al personal”. Tiene un centro reconocido en Gijón, de masajes, da cursos y conferencias… bueno se llama Oceánico.

Le pregunto que tal van las cosas. El me habla de que piensa que hay mucha gente practicando TAICHI.

” No te creas. El Taichi es tan fuera de lo habitual que la gente se extraña”.

“La gente prefiere prácticas más habituales, relacionadas con el esfuerzo, el sacrificio, tensar más, más, correr más… maximizar como las empresas”

” O sea cosas habituales para ellos. Quizás Pilates y similares como máximo, que no les lleven muy fuera de lo habitual”

” El Taichi propone como uno de sus principios hacer las cosas con el esfuerzo mínimo necesario. Imagínate que locura en este mundo tan alentado por la competencia, el esfuerzo, el sacrificio. Parece casi un acto de sacrilegio en nuestra aún cultura cristiana”

Pues me dice, “llámale TAICHI PARA VAGOS Y VALIENTES.”

Haber que resulta de éstas. Y así hago entonces Alejandro:

CLASES DE TAICHI PARA VAGOS Y VALIENTES.

Y cada uno que lo entienda como quiera.

¿ Dónde?

Aunque habrá varias opciones en GIJÓN, ahora mismo en el centro de fisioterapia Arenas

MARTES Y JUEVES, entre las 19 y 20 horas.

Imparte pues yo, VICENTE J LLANEZA, 616796003 en el duro proceso de ser vago y valiente

vicente j llaneza

Publicado en CLASES DE CHIKUNG, CLASES DE QIGONG, clases de taichi, clases de taichi en gijón, qigong | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

TAICHI EN EL CONSERVATORIO: MI EXPERIENCIA EN ELLO

Cuanto más esfuerzo innecesario, tanto a corto plazo -la calidad del sonido- como a largo plazo – los posibles problemas físicos-, menos satisfacción consciente o inconsciente con nuestra manera de hacer, en este caso, de interpretar, de tocar.

¿ Y qué me dicen de la formación multidisciplinar, esencial hoy en día en cualquier ámbito?

Y qué mejor si el colectivo al que va dirigido tiene una especial sensibilidad hacia la ESCUCHA, principio básico de un arte marcial como el TAICHI.

Y qué mejor si el colectivo al que va dirigido inicia esa escucha desde el CONTACTO con su instrumento. CONTACTO también base de un arte marcial como el TAICHI, desde el APEGARSE con el otro o con el instrumento, que en este caso sería un arma, una espada, un palo, un abanico…

Y de la INTERPRETACIÓN que en TAICHI y en MÚSICA CLÁSICA son la EXPRESIÓN FINAL y resultado de toda la práctica y entrenamiento.

De mi experiencia en estos últimos años tanto con alumnos- en el Conservatorio de Oviedo, en los cursos de verano de la Fundación Príncipe de Asturias– como con profesores, en estos dos últimos cursos en el Conservatorio de Gijón, sólo puedo concluir una cosa:

Taichi y Música Clásica tienen un largo camino por recorrer.

Ambos son un ARTE, con un lenguaje o escala base a aprender. No es tarea fácil. En el TAICHI, desde la PERSEVERANCIA. En el CONSERVATORIO, así debería ser.

Con una diferencia importante: La interpretación del TAICHI es muy personal, muy para uno mismo. La interpretación MUSICAL, más allá de uno mismo, emociona a un auditorio entero.

Seguramente se hubieran ganado muchas más contiendas y batallas a través de la MÚSICA que del TAICHI. Desde la EMOCIÓN y el SENTIMIENTO.

A vuestra disposición quedo para iniciar o profundizar el ENTRENAMIENTO DE TAICHI en un COLECTIVO MUY ESPECIAL, los músicos y su aprendizaje e interpretación,

Os dejo un link con una pestaña de este mismo blog en la que recojo los contenidos del curso recién terminado en el CONSERVATORIO PROFESIONAL DE MUSICA Y DANZA DE GIJÓN 

https://taichiysalud.wordpress.com/taichi-en-el-conservatorio/

TAICHI EN EL CONSERVATORIO

TAICHI EN EL CONSERVATORIO

VICENTE LLANEZA

 

 

 

 

Publicado en clases de taichi, clases de taichi en gijón, taichi en el conservatorio, taichi y música clásica, taichi y salud | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

TAICHI Y MÚSICA. UNA MISMA PARTITURA DE SENTIMIENTOS

¿Y para qué todo ésto?

¿Para qué tantos años de compromiso por parte de un músico?

Desde muy pequeñito, privándose o haciendo distinto que el resto de sus compañeros.

Compitiendo con uno mismo y con los demás, con cada vez mayores niveles de exigencia, sobre todo si se busca trabajar en ello. Conseguir esa plaza única, en un colegio, en un conservatorio, en una orquesta, como artista…

¿ Para qué tantos años de perseverancia, de atención a lo no habitual por parte de un practicante de Taichi?

De encuentro con las incoherencias de uno mismo.

Para SENTIR.

Un compositor ya tenía esas intención al crear su obra. Un músico, prolonga y mantiene viva esa intención atemporal del compositor.

Cuando hace sonar su instrumento, una corriente de emociones se desata. Tanto en él como en su auditorio.

¿Y luego qué? ¿Dejamos que esas emociones y sentimientos desatados resuenen en nuestro SER?

¿O en seguida viene la mente racional a bloquear estas emociones?

Desde la vergüenza de que lo descubran o desde una exigencia técnica exagerada, lejos de ser oportuna en ese mágico momento.

¿ Y qué sentimiento nos acompaña al practica la FORMA de Taichi?

¿ A qué cocktel de armoniosas transiciones YIN/ YANG nos lleva este TAICHI?

Y después de todo, el sonoro SILENCIO, el VACÍO.

“Silencio, se siente” 

melodía del silencio

melodía del silencio

VICENTE LLANEZA

Publicado en clases de taichi, clases de taichi en gijón, musica y taichi, taichi en el conservatorio, taichi y salud, taiji, vídeo | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Curso de “tejedores de TAICHI” en OVIÑANA, Cudillero

Este próximo sábado 25 de enero empezamos un entrenamiento regular de TAICHI en OVIÑANA, Cudillero. Será en la Casa de Cultura entre las 10,30 y 13,30 horas.

TAICHI EN OVIÑANA, CABO VIDIO

TAICHI EN OVIÑANA, CABO VIDIO

Con la aguja que es Cabo Vidio, y con la lana de las ovejas de Oviñana, tejeremos todo el entramado, arropo y vestido que representa el Taichi.

Como el tejer de estas lanas. Cada cosa en su momento. Trasquilar, hilar, tintar, tejer. Disfrutando también cada momento por lo que representa. Bien llevando y disfrutando del proceso sin la exigencia de un producto, de un resultado final.

Con la PERSEVERANCIA de los buenos artesanos que nos gustaría ser.

Artesanos de nuestro cuerpo físico, mental, emocional, energético.

La idea es realizar un encuentro mensual base para la práctica o no personal durante el mes siguiente, hasta el próximo encuentro.

Organizado por la Asociación Lagartijas de Oviñana. Persona de contacto: Ana Fernández, 609236453. anamoves@gmail.com

Imparte Vicente Llaneza, instructor de Taichi Escuela 3 armonías, 616796003, vicllaneza@gmail.com

Precio: 20€

Abstenerse de acudir, ni siquiera a las puertas, los “ladrones de pobres” o sea, los que representan a Hacienda, a la llamada Agencia Tributaria y que busquen ingresos no declarados.

Es lamentable como la Agencia Tributaria sigue inspeccionando y sancionando al pequeño profesional o empresario autónomo sin mirar para los grandiosos fraudes que rodean las grandes fortunas.

Lo que más ha crecido en España en estos años de crisis es el dinero en los paraísos fiscales.

Luego, la desigualdad. Después de Letonia somos el país con más desigualdad en Europa. INFORME OXFAM

Que se preocupen de inspeccionar a las 20 personas/ familias más ricas de España. Ellos solos tienen más que el 20% de la población española que menos posee.

Aprendamos de las aguas que rodean tan poderosa tierra. Saben estar en calma y desde ésta, construyen su bravura.

Animaros Pixuetos y otras gentes del lugar. TAICHI PARA LA SALUD.

¡Un buen plan!

Publicado en clases de taichi, salud en mis manos, taichi, taichi cudillero, taichi en oviñana, taiji, taijiquan | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario